Menú

Noé y todos los animales

Un historia que va a captivar la atención y los corazones de cada niño.

TEMAS:

Animales, Noé, Oir, Obediencia, Protección 

MATERIALES:

Animalitos plásticos
Caras de Sr. y Sra. Noé Haga clic aquí
Vea contando cuentos Haga clic aquí

DURACIÓN:

Approximadamente 10 minutos

Había una vez un hombre, que tenía una barba muuuuuuuuuuuuy laaaaaaaarga. El era la única persona agradable en toda la vecindad que adoraba a Dios. Un día, Dios le habló.

Noé y Todos los Animales

“Noé, ¿sabes qué? Estoy cansado de todos tus vecinos. Son muy malos y egoístas. Ni siquiera saben como compartir ni como cuidar de los que son pobres. Solamente piensan en si mismos. Deja te digo algo. Quiero hacer una nueva vecindad. Esto es lo que voy a hacer. Te voy a llevar a un lugar en un arca, porque me caes bien. Voy a hacer que llueva por 40 días y 40 noches. Va a haber un gran diluvio. Pero tu y tu familia y todos los animales van a estar a salvo y seguros.”

Noé estuvo muy sorprendido y le preguntó a Dios, “¿Qué es un arca?” Dios le respondió, “Es como un barco pero mucho más grande. Vas a tener que construirlo. (mientras lee el siguiente enunciado, tome pasos grandes de un lado del cuarto al otro lado) Debe ser muy ancho y así de largo. (luego salte y estire sus brazos hacia el techo) y debe ser asi de alto. Tambien debes construirlo con madera especial. Y debes hacerlo de inmediato!”

Noé miró al cielo. “¡Oh, oh!” dijo Noé, “¡Creo que debo empezar! ¡Sra. Noé! ¡Sra. Noé! Necesitamos comida, cobijas y heno para los animales. Dios me dijo que va a llover por mucho, mucho tiempo. Va a haber un gran diluvio, ¡debemos apurarnos!”

“¿Pero como vamos a sobrevivir un gran diluvio?” preguntó la Sra. Noé.

“Todo va a estar bien. Voy a construir un arca para que nuestra familia y los animales esten a salvo y seguros. Así que, apúrate y prepara todo.”

La Sra. Noé preguntó, “¿Qué es un arca?”

Sabrás lo que es cuando lo termine.” Le contestó Noé.

Así que Noé construyó el arca. Era muy largo y muy ancho. Tenía una ventana y una puerta grande. Todos sus vecinos se burlaban de el. “¿Qué es eso que está construyendo Noé?” se preguntaban. “Se ve enorme y se ve como un barco, pero no hay oceanos ni ríos cercanos.” Y simplemente se reían de ellos.

Noé finalmente terminó el arca y de repente las nubes empezaron a cubrir el sol. Noé oyó la voz de Dios de nuevo y le dijo, “Noé, ya es tiempo de irte.”

Así que Noé juntó todos los animales, dos perros, dos gatos, dos leones y dos ratas. Dos tigres, dos osos, dos de cada tipo de animal. Algunos se metieron al arca fácilmente, pero otros tenían que estar metidos a la fuerza. Cuando todos habían entrado al arca, Dios cerró la puerta.

Dentro del arca, la familia de Noé podía ver como el cielo se estaba obscureciendo. Se convirtió en algo miedoso y bastante callado. De repente Noé oyó la primera gota de lluvia, luego la segunda, la tercera y luego otra y otra y de repente empezaron a caer rápidamente gotas grandes y fuertes. Después de unos minutos se convirtió en un enorme tormenta. La tierra se empezó a llenar de agua. Llovió y llovió, y no paraba de llover. Después de dos días de lluvia, el arca empezaba a flotar pero aún así seguía lloviendo. Pronto el arca estaba flotando en medio de un gran océano. Y seguía lloviendo sin parar por cuarenta días y cuarenta noches. Tal y como Dios dijo.

De repente, ¡la lluvia paró! El sol empezó a salir. Así que Noé envió un cuervo para hayar tierra seca, pero regresó al arca. Esperó unos días más y envió una paloma. Regresó con una hoja en su pico. Luego envió la paloma de nuevo y esperó por unos días más. Pero la paloma nunca regresó.

“¡Wow, la tormenta ya terminó!” Noé dijo. “Creo que ya podemos salir del arca.”

“Finalmente,” gritó uno de sus hijos. “Los animales están empezando a oler mal.”

“Okay, vamos a abrir la puerta y vamos a salir.”

Así que Noé y su familia y todos los animales marcharon del arca a tierra seca. No había nadie alrededor más que ellos. Luego Noé se dió cuenta que este era la nueva vecindad de la cual Dios le había dicho. Tenía mucho trabajo que hacer.

“Creo que debemos empezar,” dijo la Sra. Noé.

“Si, pero primero debemos ofrecer una ofrenda a Dios para mostrarle la gratitud que tenemos por salvarnos del diluvio.” Así que Noé le dió una ofrenda a Dios y Dios estuvo bastante orgulloso de el.

FIN