Menú

Dios me puede oír

¡Hablar con Dios es muy fácil!

TEMAS:

Oración

MATERIALES:

2 latas
Clavo y martillo pequeño
Un largo pedazo de hilo

DURACIÓN:

Aproximadamente 10 minutos

Dios me puede oír

PREPARACIÓN:

Antes de que empice la clase, use el clavo y martillo para hacer un hoyo en el fondo de cada lata. El hoyo debe ser centrado. Mete el hilo por el hoyo en la primera lata y haz un nudo en el hilo para que no se pueda safar. Repita este proceso con la segunda lata.  

LO QUE VA A HACER USTED:

Haz que los niños se sientan enfrente de usted y pregunta si alguien quiere ser un voluntario. Cuando hayas seleccionado tu ayudante, pide que el tome una de las latas y que lo lleve al otro lado de la clase . Dile a los niños que hace muchos años, la gente mandaba mensajes por algo llamado el telégrafo. El telégrafo era una maquina que tenía un código especial. El telégrafo podía ser usado para mandar mensajes de una ciudad a otra.

Voy a demostralo para ustedes. Pídele al niño que tiene la lata que lo pongo al lado de su oreja. Dile que vas a jalarlo y que el debe tener la lata firmemente en sus manos. Ya cuando el niño haya puesto la lata sobre su oreja, susurra en la lata que tu tienes, la frase “Dios te ama mucho!” El debe poder oir esta frase claramente. Si no funciona, repítelo un poco más fuerte.

Muchas cosas han cambiado por los años, empezamos con los telégrafos y luego fuimos a los teléfonos y de ahí llegamos a los teléfonos celulares. Ahora podemos llamarle a cualquier persona en cualquier parte del mundo y no tiene que estar conectado por hilos, si es con el celular.

Niños, sabían que hay una mejor manera de comunicación? Se llama oración. La oración es la más poderosa manera de comunicación que tenemos. Cuando oramos, hablamos directamente con Dios. La oración es la manera perfecta para comunicarnos con Dios. La oración nunca va a cambiar, es el mismo hoy como era hace cien o mil años atrás. Podemos hablar con Dios cuando queramos y donde queramos con la oración.