Menú

¡No Peques!

La carga del pecado es difícil en poder caminar por la senda estrecha.

TEMAS:

Cargas, Salvación, Pecado

MATERIALES:

Cinta adhesiva o hilo
Diez o más libros

DURACIÓN:

Aproximadamente 10 minutos


Boy holding books

LO QUE VA A HACER USTED:

Antes de que empiece la clase, vas a querer encontrar diez o más libros. Use la cinta adhesiva o el hilo para marcar una línea derecha en el piso. Seleccione un voluntario de la clase para que te ayude con la ilustración.

El voluntario va a estirar sus brazos a sus lados y sus palmas van a estar viendo hacia arriba. Pídale al voluntario que camine al lado de la línea. Cuando el voluntario ha terminado estos, vas a decir, “Eso era bastante fácil, ¿no crees? Sin tener la carga del pecado en nuestras vidas, era más fácil caminar en la senda estrecha, pero vamos a ver lo que pasa cuando introducimos la carga del pecado.”

De nuevo, el voluntario va a estirar sus brazos y sus palmas los va a hacer como anteriormente lo hizo. Esta vez, un libro va a ser puesto en cada palma del voluntario y de nuevo le vas a pedir que camine al lado de la línea y no debe dejar que se caigan los libros. Pregúntale al voluntario si era más difícil esta vez. Explícales que los libros pueden representar varios pecados.

El voluntario va a regresar al principio de la línea y vas a poner más libros encima de sus palmas. El voluntario va a caminar a lado de la línea de nuevo. Continúe poniendo más libros en sus manos y trata de que no se caigan los libros. Continúen haciendo esto hasta que el voluntario no pueda caminar sin que los libros se caigan. Explícales que todos hemos pecado y que es imposible caminar por la senda estrecha con la carga que nos está jalando hacia abajo. ¿Cómo puede alguien caminar por la senda estrecha, la senda por la cual nos llamó Dios a caminar? Es imposible caminar así como Dios quiere con toda la carga del pecado.

LO QUE VA A DECIR USTED:

 ¡Hay noticias buenas! Jesús, el hijo de Dios, vino a la tierra como un hombre y pagó el precio de muerte para quitarnos nuestros pecados. El murió en la cruz y en el tercer día resucitó. Si le pedimos a Dios que nos quite la carga de pecado, él si lo va a hacer. La salvación es un regalo gratis de Dios para todos los que los reciben por medio de fe y confianza en Jesucristo.

En Mateo 11:29-31 Jesús dijo, “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”