Menú

¿Quién no peca?

Después de ‘apedrear’ al pecador con una piedra de papel, los niños compararán lo que es juzgar a otros con lo que es tener sus propias vidas llenas de pecados que también tienen que ser juzgados.

TEMAS:

Juzgar, Aceptación

MATERIALES:

25 hojas de papel
Lápices o plumas para cada niño

DURACIÓN:

Aproximadamente: 10 minutos

chalkboard

LO QUE VA A HACER USTED:

Primero le dará un papel a cada niño. Dígales que lo hagan “piedra” o bolita. Después pidale a uno de los niños mayores que sea el voluntario a quien van a descubrir cometiendo un pecado muy malo. Pídale a todos que se paren en medio de la clase. Dígales: “En el tiempo de Jesús, cuando descubrían a alguien cometiendo ciertos pecados, el castigo para la persona era que lo apedrearan. "¿Debemos apedrear a este criminal?” Los niños dirán que sí, pero dígales que no lo avienten arriba de la cintura y que no lo avienten duro para no asustar al niño o lastimarlo. Después pregúnteles a los niños si fue divertido aventar las “piedras.” "¿Te sentiste bien haciéndolo?" Dígales que sus reacciones probablemente fueron las mismas a las que sintieron aquellos en el tiempo de Jesús.

Después dele otra hoja a cada niño y un lápiz o una pluma. Pero, esta vez dígales que todavía no lo arruguen porque tienen que escribir algo primero.

Dígales a los niños que piensen en algún pecado que cometieron hace poco, como mentir sobre su tarea, cuando discutieron con o desobedecieron a sus padres, etc. Dígales que escriban lo que hicieron en el papel. Después dígales que piensen en cuantas veces han pecado únicamente en la semana pasada. Recuérdeles todas las cosas que son consideradas pecado. Tienen que escribir ese número en el papel. Ahora lo pueden hacer bolita, igual que antes. Todavía no lo pueden aventar.

Que los niños busquen Juan 8:3-11. Pídale a un voluntario que actúe como si lo hubieran descubierto cometiendo un pecado, como adulterio, como dice la Biblia. Después pregúntele a la clase: “Debemos apedrear al criminal? Acuérdense que en la historia Jesús dijo: ”Si alguno de ustedes no tiene pecado, que arroje la primera piedra. "¿Quién no tiene pecado en este salón?" (Asegúrese de que los niños sepan que no pueden arrogar el papel porque ellos sí han pecado.) “Tienen razon, todos hemos pecado. Hasta Jesús dijo que todos hemos pecado. Antes de juzgar a alguien por hacer algo malo, necesitamos ver nuestras propias vidas y preguntarnos si somos mejores que esa persona y ver si no hemos pecado. Igual que la mujer en la historia, debemos de irnos y tratar de no volver a pecar.