Menú

Oidos que Escuchan

Una manera super chistosa para hacer que los niños escuchen o que hablen fuerte. ¡Prepárense para las risas! 

¿Cansado de aplaudir, prender y apagar las luces y chiflar para obtener la atención de los niños? Cuando sea tiempo de que los niños sepan que la clase ha comenzado trate la siguiente idea; limpie su garganta y saque dos oídos gigantes de la parte de atrás de su espalda. Al ir poniendo los oídos a cada lado de su cabeza usted dice “niños, es hora de que se pongan sus oídos que escuchan” los niños se reirán, apuntaran a los oídos y sonreirán. ¡Menee los oídos gigantes para que se rían aun mas! Ahora usted tiene toda su atención.

Los oídos gigantes que escuchan pueden ser usados en muchas diferentes maneras; úselos cuando los niños reciten versículos de memoria, para que niños tímidos hablen, para que niños que son ruidosos guarden silencio. Con un poco de imaginación usted puede encontrar múltiples usos para estos oídos gigantes.

Para hacer su propio juego de “oídos que escuchan” usted necesitara los siguientes materiales: 2 etiquetas del tamaño de una hoja color blancas, foamy o papel cartulina, una navaja (o unas tijeras resistentes) y las plantillas para los oídos.

Una vez que tenga el material, simplemente imprima las plantillas para los oídos en las etiquetas. Corte las plantillas y péguelas al foamy o al papel cartulina. Al final pero igual de importante, corte las orillas del foamy o el papel cartulina. Ahora ya tiene un juego de Oídos Gigantes que Escuchan.

 listen

Presione aquí para
la plantilla del oídos